Estado del arte y necesidades de investigación e innovación para una agricultura sostenible en España con criterios agroecológicos

En este documento analizamos las dinámicas socio-económicas y biofísicas que provocan la insostenibilidad ecológica y social de la actividad agraria en España y proponemos una serie de líneas de actuación urgentes, tanto en investigación como a nivel de acción política y difusión en la opinión pública. Definimos la insostenibilidad de la actividad agraria a través del análisis de la degradación de los elementos fondo (estructura del agroecosistemas) y los cambios en los flujos de energía y materiales movilizados en el proceso metabólico de la actividad agraria en las últimas décadas, basándonos en la propuesta del Metabolismo Social Agrario.

En primer lugar, analizamos las variables externas que, a nuestro juicio, condicionan hoy en mayor grado y lo harán en el futuro, la sostenibilidad de la agricultura española: el clima, el agotamiento de los recursos naturales no renovables, la evolución de la población y de los usos del suelo. A continuación, describimos el cambio en los flujos biofísicos que sostienen el sistema agrario español en las últimas décadas. Especialmente la desarticulación de los bucles internos de energía renovable (fitomasa) sustituidos por la incorporación masiva y creciente de energía fósil. Posteriormente, basándonos en la investigación reciente, documentamos la degradación de los elementos fondo tanto biofísicos (suelo, biodiversidad, agua, atmósfera) como de los elementos fondo sociales, esta última expresada en la disminución del número de explotaciones agrarias, el envejecimiento de los productores y el despoblamiento del medio rural, principalmente debido a la falta de rentabilidad de la actividad agraria.

Concluimos en la última parte que la agricultura española tiene el cuádruple reto de desintensificarse, disminuyendo el uso de insumos de origen no renovable y reduciendo la ratio fitomasa extraída: no cosechada; de adaptarse a un contexto de cambio climático y escasez hídrica; de mejorar la renta agraria; y de mantener la producción de alimentos de consumo humano, modificando el equilibrio hacia alimentos vegetales frente a los de origen animal en la producción y en la dieta.

En función de estos cuatro retos, proponemos varias líneas maestras y prioritarias de trabajo para incrementar la sostenibilidad de la producción agraria, definiendo tanto líneas de investigación como líneas de acción política y de difusión hacia la opinión pública.

PDFPDF completo

Volver arriba