Una lección mal aprendida: la exposición humana a pesticidas disruptores endocrinos (EDC) y sus consecuencias para la salud

La exposición humana a compuestos químicos contaminantes ambientales de muy diferente origen se ha incrementado de forma alarmante en las últimas décadas, pero los estudios encaminados a investigar la asociación entre exposición y efecto sobre la salud no han analizado el problema con la profundidad necesaria. Dentro de este contexto, es bien conocida la interferencia de ciertos compuestos con el sistema hormonal por lo que se ha acuñado el término de disruptores endocrinos (EDC) para identificarlos. Los EDC se encuentran en una amplia variedad de productos como son los pesticidas, compuestos químicos de origen industrial, componentes de utensilios y productos de uso habitual, cosméticos y textiles, que han sido introducidos en el medioambiente por la actividad humana y se relacionan con los hábitos de consumo. Las prácticas agrícolas se presentan como una fuente primordial de estudio de la exposición humana a EDC ya sea por la abundancia de información disponible, ya sea por la precocidad en el conocimiento generado en este campo del saber. Dentro de este contexto, los estudios sobre la exposición humana a pesticidas organoclorados, el conocimiento sobre las prácticas agrícolas de carácter intensivo o las investigaciones realizadas en lugares de alta contaminación, son tres ejemplos de la información científica disponible. La Unión Europea (UE) ha establecido reglamentos sobre la utilización de pesticidas que deberían garantizar la protección del medioambiente, la salud humana y animal. A pesar de ello, aún existen ciertas dudas sobre la eficacia de estas medidas ya que aspectos como la evaluación toxicológica de los EDC no es rutinaria en el proceso de autorización de los pesticidas, lo que representa un riesgo importante de exposición inadvertida de los consumidores a productos agrícolas de producción convencional. Cualquier intervención en este campo, ya sea la formación de los productores o la información a los consumidores, sería bienvenida ya que supondría un importante avance en la sustentabilidad del sistema agroalimentario y en la prevención de las consecuencias de la exposición química ambiental de la población laboral y general.

PDFPDF completo

Volver arriba